Cerveza Kasteel Donker 33cl Ver más grande

Cerveza Kasteel Donker 33cl

4133

Cerveza negra muy potente con una espuma cremosa. Su aroma a malta tostada nos recuerda el pan recién hecho y frutas en almíbar, sugiriendo que se trata de algo para comer, más que para beber. Los azucares transformados en alcohol, es decir, no fermentados, dan como resultado un sabor dulce

En Stock

2,55 € IVA incluído

Más info

País: Bélgica
Alcohol: 11%
Estilo: Belgian Strong Ale
Productor cerveza Kasteel Donker: Brasserie Van Honsebrouck
Descripción: Cerveza negra muy potente con una espuma cremosa. Su aroma a malta tostada nos recuerda el pan recién hecho y frutas en almíbar, sugiriendo que se trata de algo para comer, más que para beber. Los azucares transformados en alcohol, es decir, no fermentados, dan como resultado un sabor dulce, ligeramente caramelizado y confitado, y nos hace pensar en un vino de Oporto. La Kasteelbier Donker es una cerveza para guardar y envejecer.

Productos relacionados

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Para muchos la mejor del género, con espuma densa y esponjosa. En el olor predominan los matices a madera y vino, pero el sabor es más asidrado, ácido y refrescante. Es una mezcla de un tercio de cerveza fresca (reposa 6 meses) y dos tercios de cerveza que ha envejecido durante 2 años en barricas de roble

Cerveza de cabeza marrón densa y cremosa. Se utilizaron ocho variedades diferentes de malta, que dan a esta cerveza su color y densidad casi extrema. Aroma de café, maltas tostadas y algo de vainilla, azúcar moreno y cacao. Sabor en la misma línea con un poco de aroma dulce de azúcar moreno, regaliz y vainilla en un largo final amargo con café.

Aroma de café, chocolate oscuro, malta caramelo, un poco de madera y notas frutales. El sabor es agridulce con una ligera sequedad. Lúpulos Fuggles y Challenger y una mezcla de 5 maltas locales crean una cerveza cremosa y oscura stout.

Cerveza rubia, de color dorado, algo pálido, con una corona de espuma blanca persistente. Muy aromática, destacando los olores a malta y a frutos como pera, manzana y cítricos. Presenta notas de levadura y especias, como suele ser habitual en las cervezas de abadía. También es detectable algún matiz floral