Cerveza Chimay Blanca 33cl Ver más grande

Cerveza Chimay Blanca 33cl

4805

De un color dorado, la cerveza trapense combina el sabor dulce y amargo en un equilibrio poco común. El aroma de la cerveza que se siente en la boca proviene de los perfumes de los lúpulos: por encima de todo, hay toques frutales de pasas de uva y uvas moscatel, incluso de manzanas maduras.

2,50 € IVA incluído

Más info

País: Bélgica
Alcohol: 8%
Estilo: Trapense Tripel
Productor cerveza Chimay Blanca: Abadía Notre-Dame de Scourmont.
Descripción: De un color dorado, la cerveza trapense combina el sabor dulce y amargo en un equilibrio poco común. El aroma de la cerveza que se siente en la boca proviene de los perfumes de los lúpulos: por encima de todo, hay toques frutales de pasas de uva y uvas moscatel, incluso de manzanas maduras. Esta tradicional cerveza belga se saborea mejor cuando se encuentra fresca, a una temperatura de entre 6 y 8 °C.

 

Productos relacionados

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Cerveza de color oro claro con cabeza de espuma blanca. Aroma afrutados dulces con frutas tropicales, un ligero toque de pomelo, cítricos y mango. El sabor es más fuerte que el aroma con un carácter futal y de malta seca.

La St. Bernardus Tripel es una cerveza rubia, color pálido ambarino, con aromas florales y afrutados y un sabor equilibrado y armonioso entre amargo y dulce, terminando con un discreto amargor seco. En contraste con las otras tres cervezas de la gama St. Bernardus, elaboradas mediante las recetas centenarias de los monjes trapenses…

Cerveza trapense de color marrón rojizo con fermentación secundaria dentro de la botella. La espuma cremosa suelta un aroma de malta especial y deja un bonito motivo de encaje sobre la copa. El sabor es a la vez rico y complejo, afrutada y condimentada, con un final ligeramente seco

La cerveza Waterloo Strong Dark Ales es 100% natural, de color caoba marrón oscuro y con espuma beige, densa y espesa, su aroma a levadura, malta y lúpulo deja sentir en la boca sus matices afrutados, su sabor es un perfecto equilibrio entre la malta y el lúpulo aflorando una amargura ligera con un poco de caramelo y malta tostada, suave y con cuerpo.